lunes, 29 de octubre de 2018

Publicado por :
Tejedoras de Vida
¡LINDO LUNES TEJEDORAS!
¡Ojalá hoy tejamos la vida con los hilos de la GRATITUD!
Es un sentimiento que nace en lo más profundo del corazón. No es un impulso, es una acción meditada, sincera que se construye desde el aprecio y la valoración.
Cuando pasamos por dificultades y nos ayudan a salir, es el momento para valorar los gestos generosos de quienes se nos acercaron. Nada como sentirnos imposibilitados para algo, como para entender que la mano tendida es un regalo que el universo nos hace.
Levantarnos, ver el sol, tener a alguien que nos quiera, tener salud, son riquezas que es necesario agradecer cada día. No siempre nos acordamos de hacerlo. Es enfocarnos en lo bueno que nos rodea, sentirnos felices y dar las gracias.
Las personas que no pueden experimentar la gratitud, dan por sentado que merecen toda la ayuda que reciben. La ingratitud oscurece, no suma y sólo crea un nido donde crecerá la soberbia. La gente desagradecida se pierde la posibilidad de expresar amor.
Un ser agradecido es luminoso, sabe valorar las pequeñas cosas, contagia buena energía y teje hilos de felicidad. La gratitud es nobleza y sinceridad, fibras sanadoras para la trama que nos envuelve cada día.
No dejemos pasar la oportunidad de dar las GRACIAS, por la mínima gentileza y por el máximo gesto de generosidad. Un corazón agradecido es un corazón fuerte.
¡Qué sea un buen día!
Namasté
Los hindúes utilizan esta palabra para honrar a la otra persona, un modo de mostrar respeto y agradecimiento desde la parte más profunda de nuestro ser.





No hay comentarios.: