viernes, 16 de octubre de 2009

El consejo maternal


Ven para acá, me dijo dulcemente mi madre cierto día.
(Aún parece que escucho en el ambiente de su voz la dulce melodía)
- Ven y dime qué causas tan extrañas te arrancan esa lágrima, hijo mío, que cuelga de tus trémulas pestañas como gota cuajada de rocío.

Tú tienes una pena y me la ocultas; ¿no sabes que la madre más sencilla sabe leer en el alma de sus hijos como tú en la cartilla?

¿Quieres que te adivine lo que sientes?
ven acá pilluelo, que con un par de besos en la frente disiparé las nubes de tu cielo.

Yo prorrumpí a llorar. Nada le dije.

- La causa de mis lagrimas ignoro, ¡pero de vez en cuando se me oprime el corazón y lloro!..........

Ella inclinó la frente pensativa, se turbó su pupila, y enjugando sus ojos y los míos, me dijo más tranquila:
- Llama siempre a tu madre cuando sufras, que vendrá muerta o viva; si está en el mundo, a compartir tus penas; y si no, a consolarte desde arriba.

Y lo hago así cuando la suerte ruda, como hoy, perturba de mi hogar la calma, invoco el nombre de mi madre amada, ¡y entonces siento que se me ensancha el alma!

Olegario Víctor Andrade
Fuente: leonismoargentino
Fotografía: Silvia Cristina

6 comentarios:

Juan dijo...

Precioso post, Silvia Cristina

Es un canto al amor de madre. Yo perdí la mía la semana pasada y no dejo de reconocer que el amor de madre es único y que siempre nos acompaña, ya sea desde la tierra o desde el cielo, como comenta el post.

Un abrazo.

Juan Antonio

Adolfo Payés dijo...

Me gusta tu post.. bella reflexión.. me gustó..


Un abrazo
Con mis saludos fraternos

Que disfrutes de un buen fin de semana...

Catalina Zentner dijo...

Cuando pequeña, lo recitaba en los actos escolares por el Día de la Madre.

Te dejo un beso y los deseos de un feliz día, mañana y siempre.

Anónimo dijo...

Cuánta verdad en estas palabras!!!

Nuestras madres siempre acompañándonos (desde donde se encuentren...) y nosotras siempre, cuando nuestros hijos nos necesitan!!!

Un abrazo y feliz Vida!!!

Lidia

Susana Vera-Cruz dijo...

Mi querida Silvita, què hermoso texto, lleno de pureza y de ternura.
Una madre es un tesoro ùnico , irreemplazable.
Asì como Marìa nuestra, fortaleza y el amor sin lìmites cuando nuestra mamà, ha ido ya a descansara a sus brazos.

Hermoso, divino y mil besitos amiga y madre.

Agualuna-Sussy

Lauri dijo...

Que hermoso lo que compartís de Andrade con nosotros con motivo del día de la madre. Por un lado me encantan sus palabras, y por otro aprecio muchísimo que des lugar en tu blog a un poeta argentino, para que conozcamos y apreciemos nuestra hermosa literatura como corresponde.
Muchísimas gracias por tu visita al "Opinódromo" y por tus comentarios. ¡Mis disculpas por mi demora en venir a visitarte!
Desde luego que voy a seguir viniendo por acá, ¡ha sido un gusto!
Mis cariños!!!Lauri