sábado, 12 de septiembre de 2009

La prisa te impide contemplar las cosas bellas

¿Dónde vas con tanta prisa? Hacé una pausa. Hablemos. No importa que los demás sigan corriendo como locos. No van a ningún lado. Sólo huyen de la soledad. Temen encontrarse. La multitud les hace creer que están acompañados. Es sólo una ilusión. Precisan que los ruidos anestesien sus reclamos más profundos. Mirá qué hermoso Sol. Dale, sentémonos en este banco de la plaza. Deseo compartir algo con vos. Necesito devolver un favor, quiero ayudarte a que te sumes a la vida.

También me asusté demasiado cuando un desconocido tomó mi brazo y me pidió que me sentara. Iba corriendo más rápido que vos. Mi cabeza estaba focalizada en cómo optimizar mi tiempo y mis recursos para ganar más dinero. No era consciente de que mi cuerpo estaba manejado por los hilos del consumismo. Alguien tuvo la compasión suficiente para cruzarse en mi camino y rescatarme del descontrol.

Entiendo que me mires así. Tu mente tiene razón. Soy un desconocido, no hay motivos para que merezca tu confianza. Sólo te pido un segundo más. ¿Ves esa hermosa mariposa cómo danza entre las plantas? ¿Ves a esa pequeña abeja cómo besa la flor? Contemplá cuánta magia. Fijate cómo las hojas juegan a volar con el viento. Mirá esa nube, ¿no parece un ángel? Sentí... sentí. Este instante es único. La existencia nos premia con su encanto sutil.

Prestá atención a cómo pasa la gente. Van rumiando sus problemas. Miran sólo el piso. Olvidaron el cielo. No hay expresiones de felicidad en sus rostros. Juraría que son robots simulando ser humanos. Sus cuerpos están muy tensos. ¿Te parece saludable? ¿Te das cuenta que eso es lo que la gran mayoría define como una vida “normal”? Algunos nos observan con recelo, creen que estamos perdiendo el tiempo. No perciben que ganamos en calidad de vida. Es cierto, hoy habrá algunos centavos menos en tu bolsillo, pero eso no marca la diferencia. La diferencia está en que te diste el permiso interno de conectar con la vida.

Sólo tengo palabras de agradecimiento para aquél desconocido que una tarde detuvo mi andar y me habló desde lo más profundo de su corazón. Nunca supe quién fue ese anónimo peregrino. Cuando comprendí su enseñanza, me pidió que cierre los ojos y respire muy lento, fundiéndome con la brisa. Al abrirlos, ya no estaba. Estoy en deuda, por eso me interpuse en tu camino. No dejes que esta cadena de favores se detenga. Sujetá otro brazo por amor. Ayudá, sonriendo desde el alma, a que otra persona se sume a la vida.

Escrito por:Julio Andrés Pagano
Imágen: Oscar Gonzales (www.ogphoto)

5 comentarios:

Catalina Zentner dijo...

Con los años he aprendido muchas cosas, una de ellas es andar lentamente, observando lo que me rodea, extrayendo lo bello de lo más simple.

Abrazos,

Adolfo Payés dijo...

Un gusto leerte


Un abrazo
Saludos fraternos

Lidia M. Domes dijo...

Si, miremos alrededor... sintamos la energía de la Vida, manifestada maravillosamente en cada flor, en el canto de los pájaros, en la mirada de un niño...

Ampliemos la mirada, detengámonos un momento... respiremos y sintamos nuestro propio cuerpo...

Si, así la Vida nos alcanza!!!

Abrazos querida amiga!!!

Lidia

julio dijo...

Yo creo que es lo primero que pide el cuerpo: devolver, de alguna forma, aquel gran favor que aquella persona que se interpuso en tu camino, tr hizo

Y lo haces, y tu corazon se exponja :)

Un abrazo, Silvia

Susana Vera-Cruz dijo...

Cuànta verdad hay en tus palabras mi dulce Silvia.
Cuàntos pasamos por esto mismo a diario y si, no nos damos el tiempo de VIVIR.
Las personas estàn muchas fatigadas por la gran ambiciòn y me pregunto: què sacan con eso? què sacan ganando y trbajando 12 horas por dìa, sòlo por el hecho de tener màs y no por alimentar bocas?
Para mi, nada!

Cuando atravesemos el gran rìo para reunirnos con el Señot, iremos desnudos, y todo lo que junta,os y juntamos desesperadamente, se lo comeràn los ratones.
Es justo trabajar para vivir, pero nunca serà bueno vivir para trabajar.
El dìa del "llamado" habremos perdido las mejores cosas que la vida nos puso en frente de los ojos y nosotros no quisimos ver.
Y...ya serà demasiado tarde.
Lecciòn de vida verdadera mi niña.

Un besito enorme y un lindo fin de semana mi amiga querida.

Agualuna-Sussy