lunes, 3 de diciembre de 2007

Tus ojos...


Tus ojos tienen una potencia irresistible; pero esa potencia
puedes emplearla para el bien o para el mal.

Ofrece siempre , todos los días, unos ojos puros y dulces,
como cielo sin nubes; que al dar el pronóstico del día, los que
viven contigo, al mirar tus ojos, no puedan menos que decir:

"Hoy , cielo sin nubes".

Que mires con tanta serenidad que todos se sientan cómodos
a tu lado y lo sientan todos cuanto se acerquen a ti.

Lo mismo que cuando sale el sol, es imposible decir si alumbra
más a un hombre que a otro, así tú ilumines con tus ojos, mires
mires con igual bondad a unos que a otros.

Al que te trata con suma delicadeza y bondad, y al que con mano
dura o expresión torva deshace tu corazón.

El sol tanto ilumina las verdes praderas como las oscuras hondonadas.

Dios hace salir el sol sobre justos y pecadores; en tu rostro,
en tus ojos ha de descubrirse siempre la misma luz de bondad
para unos que para otros.

Extraído del libro: Los Cinco Minutos de Dios
Autor: Alfonso Milagro
Editorial Claretiana

Fotografía: Silvia Cristina

6 comentarios:

Lidia M. Domes dijo...

Los ojos reflejarán la Paz, cuando ésta se halle en nuestros corazones!!!

Besos!!!

Lidia

SOLOYO dijo...

Preciosos textos los de ese libro... Me siento identificadísima! Con tu permiso lo usaré ok?

Besos.

julio-entuinterior dijo...

El amor, manifestado a través de los ojos en la mirada, no sabe de discriminaciones: ama a todos por igual.
Muy bonito el texto, Silvia, con el que me identifico plenamente.

Un abrazo

yoymimismo dijo...

Que tus ojos sean luz en la Tierra de los hombres, que siembren esperanza de un mañana mejor y de un hoy de paz...

Bendiciones,

Isaac

Glory dijo...

Me encanta ese libro. Tiene unos textos preciosos, aunque no tanto como los mensajes que se ocultan en ellos.

ElPoeta dijo...

La mirada limpia, los ojos abiertos, serenos, el alma tranquila... Tus palabras siempre iluminan, Silvia querida. Un beso,
V.